Carnavales en Descubre Getxo
Eventos en Getxo

Carnavales: Observar o ser observado

Ya están aquí los carnavales y quien más quien menos, tiene pensado de qué se va a disfrazar. Si no es así, seguro que durante esta semana solucionarás el entuerto de dar con el otro YO al que quieres convertirte por unas horas.

Pero, ¿por qué nos disfrazamos en carnaval? Estoy convencida que la mayoría de nosotros ni sabemos, ni lo pensamos…

La palabra “carnaval” viene del término italiano “carnevale”, que significa “quitar la carne”. Hace referencia al período anterior a la Cuaresma, un momento en el que el pueblo se volvía “majara” literalmente, y se liberaba disfrutando de grandes comilonas y fiestas antes de pasar 40 días de ayuno y purificación que la religión cristiana exigía.

El Carnaval de Venecia empezó a cobrar importancia a partir del siglo XVII, donde la nobleza se ponía mascaras para mezclarse con el pueblo llano. Esto les permitía confundirse con la “otra gente” sin preocuparse de que los demás les juzgaran por la diferencia económica. Es decir, los atuendos y las máscaras, les facilitaban salir y actuar al margen de las normas sociales de la época.

Facilitar la deshinibición

Hoy en día es prácticamente lo mismo: ponerse un disfraz constituye una forma de saltarse normas que no nos gustan. Sirve para “descomprimirnos” de todas las cargas y tensiones que llevamos día a día. Es más, escogerlo, nos posibilita jugar a ser otro u otra. A salir del YO al que irremediablemente estamos sometidos para siempre.

¿Cuántas veces has pensado en cómo verá fulano o zutano la vida? ¿El color rojo que yo distingo, es el mismo rojo que ve mi vecino, mi novia o mi hijo?Tener la posibilidad de asomarse a los pensamientos, sensaciones y vidas de otros, es una vieja aspiración del ser humano ( los actores lo saben bien) porque resulta imposible NO ser quien tu eres. Salvo en Carnaval… ( y aún así esto nos daría para un gran debate psicológico que no procede ahora)

Todos dejamos de hacer cosas que nos gustaría llevar a cabo, por miedo al rechazo, a ser diferentes, al qué dirán, a nadar a contracorriente y ser señalados. De modo que asumir otro rol facilita que olvidemos nuestras limitaciones personales y podamos sacar a la luz ese otro “yo ideal” que además en estos días va acompañado de alegría, relajación y humor. Esto explicaría que personas muy tímidas tiendan a mostrarse extrovertidas cuando se disfrazan.

¿Por qué los hombres se disfrazan tanto de mujeres?

Carnavales en Descubre Getxo

El Carnaval también es una forma de salir de la rutina. Durante la Edad Media servía para oponerse al tono serio, feudal y religioso que imperaba. Igual que entonces, el ambiente que se genera hace que seamos espontáneos y mucho más animados. Y las calles se pueblan de Bob Esponjas, Elvis Presleys, de Moteros, Viudas Alegres, Dark Vaders, Mariposas, Asesinos en serie, 101 Dálmatas, Mostruos de tres ojos…Uuufff…. ¡Mil millones de seres nuevos, coloridos y algunos francamente currados!.

Si la elección del disfraz es individual, puede darte pistas de la personalidad o los gustos de alguien. Si es grupal, o por cuadrillas, ya es otra cosa.

Lo que nunca falla y cada vez ocurre con más frecuencia, es que los hombres se vistan de mujeres. Resulta algo que muchas chicas nos preguntamos y estaría bien hacer una encuesta al respecto: drag queens con barba, abuelas de sobacos imposibles, amas de casa con pechos explotables y piernas peludas, enfermeras de minifaldas toreras y medias agujereadas…Aaaaaayyyyyyy…

Puede ser porque la ropa femenina es lo que tienen más a mano y no hay que romperse la cabeza pensando qué me voy a poner. Eso si, lo que duele es que muchos lo hagan con tan poco gusto, la verdad.

Pero entonces, ¿por qué las mujeres, teniendo la ropa masculina tan cerca, no hacen lo mismo?

Creo, sin menospreciar ni infravalorar ( que nadie se confunda) que porque no posee mucho misterio, ni variedad, ni tanto recorrido como el mundo femenino. La sociedad es más restrictiva con el genero masculino en cuanto a la expresión de sus sentimientos, a la afectividad y las emociones. Ellos lo sufren bien. De modo que no resulta un terreno muy llamativo al que trasladarse. ¿Te pintas unos bigotes y te vistes de época, en plan Las Amistades Peligrosas?. ¿Te metes dentro de una piel de gomaespuma con forma de “cuerpo cruasan de gimnasio”, sin casi poder mover los brazos y caminar a duras penas?. ¿Y si te maqueas una barba, enfundas en cuero negro con tachuelas, tupé y vas fumando ( o haciendo que fumas) mientras caminas con decisión sobre las botarracas por la Avenida Basagoiti?¿Y luego qué? ¿Te acercas a los tíos, pones voz aguardentosa y les dices: “Hi Baby”???? No se… o… ¡¡ igual Si!!

Existe mucha gente a la que no le gusta disfrazarse ( a mi misma por ejemplo). Si le preguntara a un psicólogo, probablemente me diría que es porque “no me siento segura fuera de mi identidad, o por vergüenza a llamar la atención”. Puede ser…o no, pero cada persona tiene un modo de divertirse y expresarse y a algunos les gusta ser observados y a otros observar.

Seas de uno o de otro, dalo todo y ¡¡Feliz Carnaval!!

About the author

Related Posts

Leave a Reply