Iñaki enseña sus Bifaces con orgullo
Son de Getxo

Los tesoros de Azkorri

¿Te imaginas a un Neandertal, con ésa apariencia de medio hombre – medio animal, lleno de pelos por todas partes, hacha en mano,caminando por el acantilado que va desde La Galea a Azkorri?

Pues no es por nada pero sería el escenario idóneo para la segunda parte de “En Busca del Fuego”.

Resulta que Getxo y Uribe Kosta, tienen una importancia singular y única en Bizkaia porque albergan unos 65 yacimientos prehistóricos.

Hasta los heridos y agujereados acantilados, donde no hace mucho, se realizaban prácticas de tiro por el ejército, acudían nuestros antepasados en busca de un material esencial para sus vidas: el Sílex. Con el fabricaban hachas, puntas de flecha que engarzaban después en palos, raspadores… y todo lo necesario para la caza. Era su método de subsistencia.

EL pinar de Azkorri
un afilado Bifaz

El que desde luego tiene mucho método y pasión por todo lo relacionado con la zona y los antepasados, es Iñaki Libano. Este arqueólogo lleva más de veinte años, estudiando, catalogando y archivando piezas de incalculable valor: “hace diez años, paseando por el pinar de Azkorri, encontré dos hachas de mano, dos “bifaces” que se llaman. Son de la época Preneandertal o Neandertal, la especie homínida anterior a la nuestra.

Maletín de trabajo para las charlas explicativas de Iñaki en Ikastolas y centros escolares.

Estas herramientas perduraron en la tecnología de la humanidad unos 350.000 años, que se dice pronto, siendo las únicas armas que utilizaban: “probablemente emplearon las hachas para cazar un animal que despiezaron con ellas. Luego las dejaron en el mismo sitio para salir corriendo ya que el olor a sangre atraía a otros depredadores y en ésa época por Azkorri pululaban leones, tigres de dientes sable, el cannis mosbachensis o antecesor del lobo, bisontes, hienas, y bichos de gran envergadura que había que evitar…”

Está claro que para saber distinguirlas hay que ser un experto y “tener claro lo que estás buscando”, puntualiza, porque cualquiera de nosotros podría haber pensado que se trataba de un par de piedras, sin más, y ¡¡pof!!, chutarlas o pasar de largo: “en la península se han encontrado varias de este tipo, pero aquí, en Bizkaia, hasta hace muy pocos años no se conocían y hay muy, muy pocas” asegura Iñaki.

Es de agradecer la claridad y nitidez de su discurso: “en estos momentos estamos emocionados trabajando en el yacimiento de Aranbaltza, en Barrika. Ocurre que las diferentes formas que tuvo el hombre de trabajar el Sílex, dieron lugar a culturas distintas en función de cómo lo hacían. Y existe un período que sólo duro 2.000 años, llamado Cultura Chatelperroniense, del que se sabe muy poco en toda Europa. Fue un tiempo intermedio entre el hombre Neandertal y Homo Sapiens. El yacimiento de Barrika -dice con ese brillo especial que brota cuando quien te habla lo hace apasionadamente- arrojará resultados espectaculares sobre este tema”.

Mientras él y otros colegas, con las instituciones, trabajan en la idea de un futuro Parque Arqueológico, todos los tesoros que Iñaki ha ido encontrando en estos treinta y cinco años, están depositados en el nuevo Arkeologi Museoa de Bilbao. El que está en las Calzadas de Mallona ( metro Pza de Unamuno).

About the author

Related Posts

3 Comments

  • Iñaki 25 noviembre, 2015 at 18:17

    Hola a todos y desde mi posición debo daros la razón a los dos. Cada uno con su correspondiente justificación y me explico.
    1º-La parte de divulgación de este artículo de Marian, que está orientado a la gente de Getxo en la que puede haber, por supuesto, gente científica como Jorios y otra, la mayoría, en la que los conocimientos de los neandertales pueda ser quizá algo más limitada, queda en ese empiece discordante, justificada por la forma un tanto “novelesca “que Marian a querido darle a un tema de gran interés y que no queda menospreciado por ese “aspecto visual” que Marian le da a la estética de estos homínidos con un punto de gracia y que desde luego hay que tomarlo de esta manera.
    2º-Por otro lado la opinión de Jorios tiene justificación científica avalada durante decenios de investigaciones de profesionales que han tenido que ir puliendo esas ideas de daban a los neandertales un estigma que no tenían. Era una especie de homínido muy parecida a la nuestra, con un montón de logros a sus espaldas y fue el verdadero impulsor de una revolución de la tecnología de la talla del sílex que cambió hace 150000 años la forma en que se vivía en toda Europa, y aquí concretamente en Getxo y Uribe Kosta, donde estuvieron durante miles de años como dueños del territorio.

  • Marian Gerrikabeitia 25 noviembre, 2015 at 15:12

    Hola, jorios, entiendo tu apreciación científica…

    Este artículo no esta escrito para el National Geographic 😉 pero como te podrás imaginar, ha sido realizado con todo el rigor del mundo y sin menospreciar en ningún momento la humanidad del Neandertal ( cosa que ya intentó la iglesia en el siglo XVIII cuando su descubrimiento)

    Pero la apariencia física del mismo, es decir la pura apreciación estética y visual, comparada con un hombre del siglo XXI, es la que he intentado describir en la entrada a la que haces referencia. ¿ Eran más velludos ( probablemente porque la naturaleza había dotado de esta característica para protegerles de las inclemencias tiempo) y con rasgos más arcaicos de lo que somos en actualidad? Yo creo que si y en ningún momento he dicho que le considere “medio humano”. Se trata de una mera descripción estética…e invito a cualquiera a darse una vuelta por las imágenes de un Neandertal que hay en internet

    Pero gracias por leernos…

  • jorios76 25 noviembre, 2015 at 13:14

    El trabajo de Iñaki ha sido (y es) muy importante para conocer la Prehistoria de Uribe Kosta, un par de apreciaciones: La frase con la que se abre la entrada:

    “¿Te imaginas a un Neandertal, con ésa apariencia de medio hombre – medio animal, lleno de pelos por todas partes, hacha en mano,caminando por el acantilado que va desde La Galea a Azkorri?”

    No puede ser más desafortunada. Los Neandertales son humanos (no medio humanos), y la imagen bestial que trasmitís no puede ser más alejada de la realidad. De hecho esta imagen ha sido desterrada desde hace muchos años y solo sobrevive en el imaginario popular. Gracias al trabajo de muchos arqueólogos y paleoantropólogos en el último medio siglo sabemos que los Neandertales eran humanos que vivían en grupos organizados, que tenían una gran sofisiticación técnica (semejante a la de los Humanos Modernos de la época), que tenían capacidades de comunicación y de expresión de pensamientos complejos avanzadas. Controlaban el fuego, hacían cabañas, usaban instrumentos de piedra, de hueso y de madera. Trabajaban las pieles, eran eficientes cazadores y posiblemente se decoraban el cuerpo con pintura y con ornamentos sencillos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.